¿Que es el arte? ¿qué es un artista? ¡es la furia de un animal alucinado cambiando, de un chancho devorando, arrasando, haciendo que todo un pueblo agonice para mejor nacer!
Suplentes – Gabriel Cosoy.

1. ELEMENTOS BÁSICOS DE ORIENTACIÓN

Título: SUPLENTES

Género: Absurdo

Autor: Gabriel Cosoy

Dirección: Emilio Hugo Alba

Compañía: Vamos Teatro

Sinopsis:

Obra de humor y situaciones disparatadas que transcurre en Aldea Spanzer, una imaginaria localidad. Allí, dos sobrevivientes del grupo de teatro local intentan recuperar la actividad escénica con el pueblo “bajo el agua”. Un panteón, que milagrosamente sigue en pie, es el marco de una historia de tenacidad en medio de la desolación.

En la más profunda y húmeda desolación surgen como milagro dos llamas de vida: Adela y Joselo, quienes, como víctimas de su pasado, se aferran a una lucha esperanzadora, resurgir el teatro del pueblo.

Publico Sugerido: Secundaria (últimos años) / Terciario / Educación de Adultos

2. MATERIAL SUGERIDO PARA EL TRABAJO PREVIO A LA FUNCIÓN

¿Qué es en el teatro el género del ABSURDO? Buscar otros tipos de géneros teatrales. ¿Cuáles son sus características?

Investigar la biografía de Gabriel Cosoy. Identifica otras obras del autor.

¿Qué es un Mausoleo? Verificar desde la concepción arquitectónica. Investigar mausoleos famosos, buscar fotografías en internet y describir sus características principales.

 

3. ACTIVIDADES SUGERIDAS PARA DESPUÉS DE LA FUNCIÓN

ACTIVIDAD: MANIFESTACIÓN

En la escenografía de la obra se destaca un cuadro: Manifestación de Antonio Berni.

Visitar el mural MANIFESTACIÓN en el barrio. Utilizar las actividades sugeridas para después de la visita en el aula, en la página del proyecto CIUDAD MURAL – MUSEO A CIELO ABIERTO.

 

ACTIVIDAD: ANÁLISIS DE CONTEXTO

Analizar el siguiente dialogo entre los personajes Joselo y Adela:

JOSELO: Le podés pedir a Cachito que ilumine, inventaba cada cosa. ¡El creador del súper cañón del Aurora! Agarraba una lata de diez litros y le soldaba una de cinco y después una de un litro… podías dirigirla, parecía un seguidor de circo…

ADELA: A Cachito se lo llevaron…

¿A que crees que se refiere Adela cuando dice que “a Cachito se lo llevaron”? ¿A que período de la historia argentina reciente? Sitúa la época en que la obra transcurre. ¿En que años aproximadamente?

 

ACTIVIDAD: ANÁLISIS DE LA OBRA

(i) Analizar el siguiente dialogo entre los protagonistas

ADELA: (…) ¡A Shakespeare lo conocen en todas partes! Un homenaje y un desafío a la vez. Pasaremos por todos los géneros y estilos y así les mostraremos al mundo lo que valemos.

JOSELO: Vos la obra ¿no la tenés escrita? ¿terminada?

ADELA: Es una experiencia abierta, que puede modificarse, el proceso nos guiará. Franco ya eras grande y asesino… ¿ves? Al final todo el pueblo se rebela y te matan, viene la justicia a buscar el culpable y la gente cuando le preguntan quien lo hizo dicen…

JOSELO: Fuenteovejuna… no es de Shakespeare.

ADELA: ¡Ya sé Franco, ya sé! Es un golpe de efecto, la gente del pueblo se va a mimetizar, va a entrar en empatía. Nos va a adorar, nos van a pedir perdón, van a vivir de nuestras migajas, ¡la Comisión de Moralidad desaparecerá!

¿Quién fue Shakespeare? Investigar su biografía y realizar un breve resumen de su vida y de sus obras. Investiga sobre la obra Fuenteovejuna. ¿Quién la escribió? ¿De que se trata su trama?

(ii) Analizar el siguiente fragmento

JOSELO: …Muestro las heridas del bondadoso César, pobres, pobres bocas mudas hablen por mi. Ahora que prosiga la obra ¡Maldad ya estás en pié!

Investiga a que obra pertenece en realidad ese fragmento.

 (iii) Analizar el siguiente pasaje de la obra

JOSELO: Si… Me dijeron los admiradores… No me lo imagino Cachito matando a la madre… Eso me dijeron… ¿Usted conoce el Edipo?

ADELA: ¡Hijos de puta, no eran admiradores, son los de la Comisión!

JOSELO: De nombre nomás. ¿Qué hizo Cacho con la madre? Les pregunté, ¿Usted no sabe? Me miraban con cara rara…”No”, la profesión, me aleja de la gente… no me entero, tanto trabajo, viajes.

ADELA: No te creyeron seguro que no te creyeron… Cachito no mató a la madre. Quería suicidarse, ella lo salvó. Cacho se había metido en el tanque australiano.

JOSELO: ¿El que tenía en el jardín de la casa?

ADELA: Ese, lo había llenado de agua con sal, un cátodo de un lado y un ánodo del otro, salió para puentear la térmica y cuando volvió para meterse encontró a la madre retorciéndose en el agua.

JOSELO: Lo salvó.

ADELA: Si, justo se le volaron unos calzones de la soga y cayeron en el australiano, ella metió la mano y la corriente la succionó.

JOSELO: Mató a la madre…

ADELA: Eso dijeron los peritos, homicidio simple agravado por el vínculo. Sin trabajo, sin sala, sin grupo. Él quería morir en su ley sintiendo la electricidad paso a paso atravesando su cuerpo, como en un gran reóstato. ¡Preso! Afuera de la comisaría, un pasacalle… “Castigo al peor asesino, el hijo, de la víctima más inocente, la madre”, le tiraron de todo cuando salió, se lo llevaron en un camión jaula que iba para el lado de la Unidad Penal. Ya no había vehículo policial.

JOSELO: Su madre lo reemplazó.

ADELA: Lo suplantó… ¡Suplente!

JOSELO: Como algo ya escrito.

ADELA: Como una maldición.

JOSELO: El destino.

¿Quién era Edipo? ¿Qué es un cátodo, un ánodo y un reóstato?

 

ACTIVIDAD: LECTURA

ANÁLISIS DE LA OBRA POR SU DIRECTOR EMILIO HUGO ALBA

Esta obra, de humor y situaciones disparatadas, transcurre en Aldea Spanzer, una imaginaria localidad. Allí, dos sobrevivientes del grupo de teatro local intentan recuperar la actividad escénica con el pueblo “bajo el agua”. Un panteón, que milagrosamente sigue en pie, es el marco de una historia de tenacidad en medio de la desolación.

En la más profunda y húmeda desolación surgen como milagro dos llamas de vida: Adela y Joselo, quienes, como víctimas de su pasado, se aferran a una lucha esperanzadora, resurgir el teatro del pueblo.

Este trabajo se sustenta en dos afirmaciones:

La primera: que el espacio dramático en las tragedias griegas está siempre signado por la conciencia de la muerte.

La segunda consideración apunta a que es posible establecer una relación entre la imagen espacial que surge en la primera lectura y el conflicto interior de los personajes.

Para el desarrollo de esta hipótesis elegí a Antígona y Adela.

El campo de batalla y el panteón son interpretados como metáfora espaciales de los conflictos de las heroínas trágicas. Esto abre un campo problemático que recorta al sujeto femenino desde tres aspectos:

La mujer y la política.

La mujer y  el destierro interior.

La mujer y el erotismo.

El trabajo surge de mi práctica teatral, y da cuenta de un abordaje posible del texto dramático con fines de representación. El objetivo es poner una categoría de análisis que establezca una relación entre el conflicto de la heroína y el espacio dramático, con la clara intención de plantear el universo poético para la puesta en escena.

Sin duda desde el espacio dramático genera una construcción subjetiva. Sin embargo, esta espacialidad vivida también se manifiesta como expresión de contenido cultural.

El espacio dramático se construye a partir de la lectura del texto con sus acotaciones y las indicaciones indirectas acerca del espacio entre los diálogos, pero esta construcción no es directa ni lógica. El espacio dramático es una imagen poética y por lo tanto esta en perpetuo movimiento, es una constante construcción que supera al texto y a la representación. Surge del texto y llega a ser visible a través de la puesta. El espacio dramático es un espacio invisible que sólo puede ser sugerido, simbolizado, pero nunca “atrapado”. Por ello no existe la interpretación correcta sino muchas interpretaciones posibles.

Esta primera percepción del ESPACIO DRAMÁTICO del texto, sí posee la fuerza del descubrimiento porque ha surgido mediante la resonancia y la repercusión, siguiendo a Bachelard, nos revela la estructura conflictiva del texto, ya desde el comienzo:

1). La abolición del tiempo producido por la repercusión, el golpe certero que nos da el texto. El texto nos “suspende”, nos saca del aquí y ahora reales, actuales, para trasladarnos al universo poético. El texto mismo se nos brinda como primer paraje, anclamos en él por nuestra vital fuerza de acercar. Luego viene la resonancia.

2). La resonancia nos ubica en el caos primigenio, no sabemos dónde estamos ni qué son estos espacios dormidos que se despiertan todos a la vez para devorarnos o acunarnos. Atracción y rechazo hacia el texto, miedo de entregarnos pero al mismo tiempo deseo de él. No sabemos dónde estamos…

3). Y entonces nuevamente la necesidad de convertir todo espacio en espacio vivido, la necesidad de darle un nombre, de poner las cosas en su sitio, de conocer, de acercar. Es el momento del análisis.

En este momento toma forma nuestra percepción y podemos “reconocer”, volver a conocer la espacialidad del texto dramático. Pero en gran parte de la fuerza de la imagen que le demos dependerá del primer golpe, la repercusión que tuvo en el primer momento. Esa imagen tiende a expresar el universo conflictivo de la obra, en ella ya se manifiestan las fuerzas en pugna, el espacio mismo se convierte en un actante. Porque el espacio es el lugar visible de la fabricación y la manifestación de sentido.

 

El espacio trágico

En las tragedias griegas no hay prácticamente acotaciones espaciales. En realidad, toda la acción se desarrolla en un mismo sitio: la explanada central  al frente del palacio o casa de familia cuya historia se cuenta: éste es el espacio escénico de la tragedia. Un espacio neutro, abstracto como un tablero de ajedrez en donde los personajes siempre están en tránsito.

No representa nada, lo que ocurre ahí puede ocurrir en cualquier otro sitio. Y sin embargo, esta es su riqueza: su “ausencia”. El espacio  escénico de la tragedia al no ser representativo permite con mayor fuerza la aparición del espacio dramático.

Este espacio neutro, donde todo significa por su ausencia, se presenta como una imagen escondida que nos remite siempre a la conciencia trágica. En este caso un panteón.

El conflicto del héroe es el reconocimiento de la ruptura con la naturaleza y la certeza de que la única forma de restablecer el orden primordial es a través de su muerte, el retorno a la naturaleza.

Por eso todo héroe griego (como Adela) se debate internamente entre la acción y la no-acción. Entre dejar que las cosas sucedan sin su intervención o la elección de actuar sabiendo siempre que en esta acción  le va la vida, sabiendo que su elección significa la muerte.

Todo héroe seduce a su muerte, le plantea un juego erótico conociendo y asumiendo la regla. El héroe trágico lucha una batalla a muerte contra la falta de pasión. Por eso quizá la imagen del espacio dramático trágico más clara sea la que encontramos en la “Antígona”  de Sófocles; el campo de batalla y el  panteón de aldea Spancer en “Suplentes”. De un lado la ley y del otro lado la pasión.

En la cultura bíblica, de la cual somos herederos como habitantes colonizados del Mundo Nuevo, ésta es la puesta en escena originaria: un hombre y una mujer son arrojados del paraíso terrenal. Y aquí comienza todo  el “drama” en el sentido trágico, acción  – decisión de nuestra existencia. Todos somos Adán y Eva, estamos desterrados, se ha producido la ruptura de la armonía con la naturaleza: la pretensión de la dominación del mundo o el sentimiento de estar perdidos, sin rumbo en él son las dos caras del destierro.

La otra cara del destierro es el amor, (… Tómatelas Wasinger, y me fui…) nunca uno siente mayor sentimiento de pertenencia a la naturaleza que en el acto amoroso y al mismo tiempo nunca  y más clara conciencia de la muerte. Por eso todo gran amor es trágico, éste es el caso de Romeo y Julita amantes hasta la muerte. (Jugado por Adela y  Joselo). Deben pagar con su muerte la transgresión.

 

Luna llena

La luna llena es  una imagen de la “clara conciencia”, la fase lunar plena, Antígona, el campo de batalla con todos sus muertos, Adela el panteón con todos sus muertos. Ambas toman su decisión ética – política y la toman como mujeres. Mujeres que no han nacido para el odio sino para el amor.

Desde el lugar tradicional que el discurso dominante les ha dado a estas mujeres, la acción de ellas se motiva por su naturaleza  sensible en donde imperan los afectos sobre la razón, pero la luna llena, vuelvo a decirlo, es la imagen de la “clara conciencia”: la acción es política porque cambia el orden del mundo establecido, entonces la transgresión  se convierte en alteración, porque el amor y la pasión no están en el terreno de la ley, el amor es amoral y alegal, instaura su propia esfera con sus propias reglas pero cuando sale al teatro, se convierte en un acto político que supera el terreno  que el discurso dominante, “la ley”, determina como político.

Antígona y Adela vendrían a convertirse en un paradigma de la mujer actual, podríamos establecer una correlación con las Madres de Plaza de Mayo: acción política cuyo móvil es el amor a sus hijos muertos, acción simbólica de dar vueltas a la plaza buscando el cuerpo de sus hijos para darle sepultura: grito de amor  que altera por completo el orden establecido.

EL DESTINO…!!! GRIEGO OTRA VEZ….

 

4. MATERIAL DE APOYO PARA ALUMNOS Y DOCENTES

El texto de la obra

(Suplentes) …Cuando los Cerdos Arrasan, de Jorge Díaz.

En la Videoteca

Suplentes. Entrevista con Emilio Hugo Alba

Suplentes. Entrevista con Valentina Caferatta

Otras Links de Interés

CIUDAD MURAL: MUSEO A CIELO ABIERTO – Antonio Berni: Manifestación